No todos los gays son inclusivos: la Gordofobia

¿Quién ha dicho que dentro de la Comunidad LGBT+ todo es maravilloso y lleno de felicidad? Se equivocan, en muchas ocasiones la exclusión y discriminación ocurre desde dentro.

¿Quién ha dicho que dentro de la Comunidad LGBT+ todo es maravilloso y lleno de felicidad? Se equivocan, en muchas ocasiones la exclusión y discriminación ocurre desde dentro. En la mayoría de los casos es porque no se cumple con un estatus socioeconómico o con los estándares de belleza que muchos consideran deberían cumplir los homosexuales.

¿Y qué pasa cuando no cumples con esos elevados estándares? Ya lo señaló Rubén Serrano para Play Ground:

“Si no cumples con unos cánones normativos ni con unos estereotipos de delgadez, cuerpo de gimnasio y belleza sexualizada de anuncio, terminas quemado en la hoguera de la indiferencia”.

En mi caso, no viví directamente este tipo de discriminación, puesto que no soy de los que buscan el amor en aplicaciones o encuentro de ligue. No asisto mucho a bares, por lo que tampoco ahí. Aunque durante mi años de estudiante fue algo diferente, ahí fue donde tuve que aprender a defenderme. A ser valiente y aceptarme como soy.

De hecho, recuerdo que de joven (y me da pena aceptarlo) yo era el que hacía bullying. Pensaba que así me tendrían que respetar más… y pues qué creen. No se metían conmigo, ni con mis amigas, pero no por respeto sino porque nos tenían miedo. Y eso, ojo, también aparta.

Eso sí, la gordofobia es un fenómeno que afecta a hombres y mujeres por igual. “La obesidad se suele asociar a la falta de sexualidad, a la falta de control y al fracaso, generalizando con ello, aspectos negativos que olvidan lo bueno de los demás”, explica Mariana Villafuerte, psicoterapeuta, en entrevista para Reporte Indigo.

Agrega:

“En el caso de la comunidad homosexual, ellos tienen sus propias formas de reconocerse, incluyendo la que parte de la idea en la que el cuerpo es uno de los elementos centrales dentro de la construcción de la identidad”.

¿Quién dijo que para ser homosexual se debe ser exitoso, verse bien y tener buen estatus socioeconómico?  La heteronormatividad, el machismo introyectado, la misma sociedad. ¿Y por qué no acabar con esas ideas? No es fácil, pero se puede intentar. ¿O no?

Bueno, y no está de más que uno, que está pasado de peso, coma saludable, vaya al gimnasio o lleve una dieta adecuada, y no por los demás, sino por uno mismo, por salud. Aunque, si a ti te gusta como luces, qué más da lo que los demás  digan. Quiérete tal y como eres.

Autor: David S. Celin

Periodista en crecimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.