Una escena, un recurso para atrapar a tu lector

He ahí un sencillo ejemplo de una escena narrativa: recrear en el lector una persona o una acción. Se trata de un recurso que emplean los escritores para atraer al lector sin aburrir, para invitarlo a asistir a los hechos que se presentan.

Ahí estaba Oscar, sentado sin saber qué escribir. Su escritorio, lleno de libros y papeles rayados, era un altar al desorden. Él mismo era todo un caos: zapatos azules, pantalón marrón y camisa café, complementaba con su cabello revuelto y lentes de fondo de botella. 
He ahí un sencillo ejemplo de una escena narrativa: recrear en el lector una persona o una acción. Se trata de un recurso que emplean los escritores para atraer al lector sin aburrir, para invitarlo a asistir a los hechos que se presentan.
Esta técnica no es exclusiva de la literatura, también lo emplean periodistas o todo aquel que está haciendo una investigación cualitativa, que incluye entrevistas o historias de vida. Es una invitación a la lectura.
Veamos ahora un fragmento del texto “Costureras: Rebeldía salvadora”, de Marcela Turati, publicado en el semanario Proceso una semana después del sismo del 19 de septiembre:
“El piso picoteado de lo que fue un edificio céntrico de cuatro pisos en la calle Simón Bolívar 168 –donde convivían costureras mexicanas e indocumentadas, y empresarios coreanos y judíos– concentra la tensión que se vivió la semana pasada en las zonas siniestradas: El forcejeo entre civiles y militares por el control, la guerra de vencidas entre un gobierno desacreditado y desconfiado, y un nuevo ciudadano movilizado a través de redes sociales. Pero la historia no inició ahí. Empezó cuando a la señora Marcela Guadalupe Arredondo, esposa del conserje de ese edificio que albergaba tres empresas, se la tragó la tierra”.
Vemos como una escena nos permite mostar algo que de otra manera no se podría. Además, a decir del periodista Alberto Salcedo Ramos, esta técnica nos permite añadir veracidad y verosimilitud a nuestro relato.
Pero esta herramienta debe tener ritmo, pues la lentitud y los adornos son acciones que ahuyenta al lector.
Recuerda que una escena es una parte de la composición que tiene sentido por sí misma y está integrada por una unidad de tiempo, lugar y acción. Si al evitar la escena y ser directo, el texto gana fuerza es porque el recurso es innecesario.
¿Cómo construir una? Pensa muy bien lo que quieres contar, selecciona cada uno de sus componentes para que no rivalicen entre sí. La función de una escena permite perfilar a una persona, crear suspenso, revelar un gran secreto, transmitir o describir una sociedad, un momento en concreto.
¿Ser o no ser? Toda escena debe tener un conflicto, por pequeño que sea. Dilemas o problemas que brindan a la narración interés y ritmo. En el ejemplo de Oscar, el problema está en el hecho de que no sabe qué escribir; en el caso de Marcela, se trata de los conflictos tras el sismo del 19-S.
Un punto muy importante es saber si una escena tiene sentido o no dentro del global. Para ello, en cada escena planteémonos: ¿Es realmente necesaria? Si la eliminamos, ¿la historia tiene sentido? ¿Qué aporta? Responder a esas preguntas nos ayudará a que nuestro texto gane o no ritmo.
Y pues no esperes más, ¡a escribir tus escenas! Si no puedes, te invitamos a nuestros talleres, así podrás comenzar la historia que tienes en la cabeza o #LaMalditaTesis que tanto te atormenta.

¿Cómo echar a perder una fantástica historia? Descúbrelo…

Qué no hacer cuando escribimos para medios digitales, aquí un ejemplo.

Hace unos días buscaba un texto sobre el sismo del 19-S y me encontré con uno muy llamativo, acerca de una rescatadora de perros que resultó afectada por el temblor. Pero no solo fue el tema el que me atrapó, sino cómo está estructurado.  Sí, párrafos enormes, título poco atractivo, casi 15 cuartillas de texto, errores ortográficos…  en fin, todo un ejemplo de lo que no se debe hacer cuando se piensa en publicaciones digitales.  

En una entrada anterior (¿Cómo escribir en medios digitales?) les comentaba de unos consejos para hacer atractiva una entrada, en esta ocasión lo plantearemos con un ejemplo disponible en la red.  

Para empezar, al escribir en la web es necesario un título que atrape al lector. En este caso, se llama “Yo pensé que esa noche podíamos morir: Mariam”.  ¿Quién es Mariam?, ¿cuál noche?, ¿quiénes iban a morir?, ¿por qué? No es claro, pues el texto habla sobre Mariam y Jair, su historia como rescatadores de perros y lo que padecen tras el sismo. El titulo no nos dice nada de eso 

Otra clave que dimos es: las ideas deben ser claras y atractivas, y más si es el comienzo del texto. En este ejemplo, inicia: “El terremoto como bendición, no como maleficio, no sabes a qué sabe el mamey hasta que lo pruebas”. ¿Qué?  

Y continúa: 

“El diecinueve de septiembre cambió completamente nuestra realidad. Ahora vivimos con un miedo que quizá antes no era tan latente, pero ahí estaba; el temor de que el piso nos trague en cualquier momento. El evento que nos marcó a todos fue la sacudida con epicentro en Morelos de 7.1 escala de Richter que dejó sin casa a decenas de familias mexicanas de la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Oaxaca y Chiapas. Los damnificados han tenido que acomodarse con amigos, vecinos, familiares o en el peor de los casos en albergues provisionales. Otros ya no pueden contar su historia, murieron aplastados durante el temblor… (faltan cerca de 10 líneas)” 

Hay que recordar que para el lector de pantalla, como se le suele llamar a los que leer en dispositivos electrónicos, ya no invierten mucho tiempo en los textos. Por eso, hay que ofrecer lo más con lo menos. Para eso, hay que utilizar párrafos cortos, máximo 6 líneas… ¡no 20! 

No se debe olvidar al lector, que se sienta identificado con lo que está leyendo. Aquí, una buena forma de incluirlo es con preguntas. ¿Tú cómo viviste el sismo del 19 de septiembre?, podría ser un buen inicio e incluyente. No metas frases hechas, eso no es nada atractivo.  

oftheDeja de ser reiterativo. Eso no va en publicaciones digitales. No pongas en el mismo párrafo más de 2 veces una misma palabra, aunque sea el tema central. Busca sinónimos o trata que todo quede en una sola. Recuerda, en un párrafo va una sola idea.

Una buena forma de comenzar a escribir es fijándote en el estilo de los demás, pero respetando el propio. En este caso, el mismo autor (amigo de un amigo) señaló que quería que se texto se pareciera a los que se publican en Vice, y vaya que no se parecen en nada.  

Una recomendación que le di, sí tuve que darle una revisión antes de ser publicado, es que lo dividiera en varias entregas. Así, el lector leería completo el texto, y para que así fuera se tenía que crear expectativas e intriga. Pero el director editorial decidió que no, que se fuera en uno. ¡Qué error!   

Para no repetir esos errores, hay que leer mucho: revistas, portales de noticias, medios de entretenimiento, blogs… etcétera. Recuerda: Si al lector le interesa desde los primeros párrafos terminará todo el texto, pero si no le gusta se irá. Y precisamente eso sucedió conmigo, al tercer párrafo ya estaba exhausto y lo dejé. 

Sigue atento a nuestra página, te estaremos dando consejos y herramientas que mejores en tu redacción, sin importar que sea un trabajo académico, literario o laboral.